Carta Pastoral del Presidente de GAFCON - Junio 2017 (Espanõl)

Atanasio de Alejandría

Atanasio de Alejandría

A los hermanos del movimiento GAFCON y amigos del Arzobispo Nicholas Okoh, Primado Metropolitano de Nigeria y Presidente del Concilio de Primados de GAFCON.

Mi querido pueblo de Dios:

Pues por medio de él tenemos acceso al Padre por un mismo Espíritu. (Efesios 2:18)

Les escribo mientras nos preparamos para el Domingo de la Trinidad. La doctrina de la Sagrada Trinidad es vital y sin ella no podemos hablar de Dios en una manera que sea fiel a la Biblia. Sin embargo, en el cuarto siglo, la Iglesia fue casi inundada por los arrianos. Ellos fueron seguidores de Arrio quien decía que el Hijo era un ser creado y no Dios mismo.

Si la Iglesia hubiese seguido a Arrio, la fe cristiana se habría perdido. Al negar la completa divinidad de Jesús se está atacando al corazón del mensaje cristiano: esto es, que EN Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo. Atanasio de Alejandría es aún recordado como el hombre dispuesto a oponerse a ésta herejía aunque esto significaba un alto costo.

Esto me recuerda a Atanasio de Alejandría porque hoy en día nos enfrentamos a un problema similar, un problema relacionado con la integridad del evangelio. El jueves 8 de junio, la Iglesia Episcopal Escocesa (SEC, por sus siglas en inglés), siguiendo el camino de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos (TEC) y la Iglesia Anglicana de Canadá, cambió su enseñanza, permitiendo a hombres casarse con hombres y a mujeres con mujeres.  

Éste intento de redefinir el matrimonio no es un tema secundario sobre el cual podamos o no estar de acuerdo y seguir caminando juntos. Esto significaría que Jesús estaba equivocado cuando enseñó  que el matrimonio era entre un hombre y una mujer y que el sexo fuera de ese matrimonio era pecado, éste es un rechazo radical a la autoridad de las Escrituras. La Iglesia señala que esto puede consagrar comportamientos que la Palabra de Dios enseña claramente que son pecado. De acuerdo a la Biblia, éste comportamiento, sin arrepentimiento, separa a aquellos que lo practican del Reino de Dios.  

Atanasio de Alejandría ordenó obispos ortodoxos en diócesis lideradas por Arrianos porque él sabía que la misma fe apostólica estaba en juego. Este era el principio que guiaba las intervenciones que llevaron a la formación de la Iglesia Anglicana en América del Norte el 2009 y fue ratificado por más de trescientos obispos en la asamblea en Gafcon 2013 en Nairobi. Era entonces muy apropiado que el mismo día en que la Iglesia Episcopal Escocesa rechazó formalmente la fe cristiana histórica, Gascón anunciara que el Canónigo Andy Lines, quien era un líder misionero reconocido internacionalmente, sería consagrado a fines de mes como obispo misionero de Gafcon para Europa.

Éste no ha sido un paso que hayamos tomado a la ligera, desde el principio Gafcon se ha comprometido a apoyar a los marginados. Se rechazaron las peticiones de ayuda de parte de los líderes ortodoxos escoceses al Arzobispo de Canterbury, de hecho el Primus de la Iglesia Episcopal Escocesa le dijo el año pasado al Sínodo General que el Arzobispo de Canterbury le había asegurado que recibiría a la Iglesia Escocesa en la Conferencia Lambeth 2020 incluso si ellos habían cambiado el canon matrimonial para incluir las uniones del mismo sexo.

Así que ahora Gafcon está preparado para reconocer y apoyar a los anglicanos ortodoxos en Escocia y en cualquier parte de Europa al mismo tiempo que continúa el alejamiento de la fe y orden apostólica. Por razones de misión y conciencia, esperamos un número creciente de congregaciones de anglicanos ortodoxos que necesiten supervisión fuera de las estructuras tradicionales, como ya es el caso con la Misión Anglicana en Inglaterra.

Es un momento histórico la creación de un Obispo misionero para Europa, es un reconocimiento a que la era de la Cristiandad Europea ha pasado y que en éste año de aniversario de los 500 años de la Reforma se ha iniciado un nuevo comienzo a través de la construcción de comunidades globales para la misión. Por eso mantengámonos fuertes, apoyemos a los marginados y trabajemos sin descanso por la continua reforma de nuestra amada Comunión. Le agradezco a Dios por nuestra comunidad y oro para que Él nos defienda con su infalible presencia.

“Que la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes.” (II Corintios 13:14)

Reverendísimo Nicholas D. Okoh

Arzobispo, Primado Metropolitano de Nigeria y Presidente del Concilio de Primados de GAFCON